¿QUÉ PROVOCA EL COLESTEROL ALTO?

Una de las causas más frecuentes de la concentración de colesterol elevada en la sangre es consumir demasiadas grasas saturadas. La falta de ejercicio, el sobrepeso, beber mucho alcohol y fumar también pueden elevar la concentración de colesterol.

Por suerte, puedes cambiar todos estos factores para ayudar a reducir la concentración de colesterol y minimizar el riesgo de padecer cardiopatías coronarias. Hay algunos factores que aumentan el riesgo de tener la concentración de colesterol elevada que no se pueden cambiar. Entre ellos están tener antecedentes familiares de concentración de colesterol elevada o de cardiopatías precoces, tener más de 40 años y una enfermedad que afecte a la concentración de colesterol. Por ejemplo, alrededor de 1 de cada 250 personas tiene la concentración de colesterol elevada debido a una enfermedad genética denominada hipercolesterolemia familiar. Si te afecta alguno de estos factores, es incluso más importante que te centres en cambiar los factores anteriores que sí puedes controlar.

¿Y EL COLESTEROL QUE SE ENCUENTRA EN LOS ALIMENTOS?

El colesterol que se encuentra de forma natural en algunos alimentos se conoce como «colesterol alimentario», por ejemplo, en los huevos, las gambas, el hígado y el riñón. El colesterol alimentario afecta poco a la concentración de colesterol en la sangre y, por tanto, alimentos como los huevos y las gambas se pueden consumir como parte de una dieta sana y equilibrada.

CONSULTAR TODOS LOS CONSEJOS