CUIDA LAS CANTIDADES

Te mostramos cómo puedes tener controladas las raciones:

Al comer fuera de casa

  • ¡Recuerda que no tienes por qué comerte siempre todo lo que te sirvan! Come lentamente y déjalo cuando no te apetezca más. ¡Pide que te preparen el resto para llevar!
  • Toma un entrante ligero y no pienses en pedir postre hasta después del plato principal. ¡Lo más probable es que ya no te apetezca seguir comiendo!
  • Aunque parezca que ahorras, no te dejes tentar en los restaurantes de comida rápida por las ofertas de más comida por un pequeño plus en el precio.
  • Como opción de postre saludable, apuesta por fruta fresca o un sorbete, o comparte postre con otra persona.
  • Si prevés cenar fuera, toma raciones algo más pequeñas y ligeras durante el día.

En casa

  • Cuidado con la «comida inconsciente», cuando no te das cuenta de todo lo que estás comiendo, por ejemplo, mientras ves la tele.
  • No comas directamente del envase. Si tomas snacks, mejor sírvetelos en un bol.
  • Congela las sobras para evitar la tentación de servirte otro plato.
  • Consume todas las hortalizas posibles. Son bajas en calorías y saludables, y cuentan para tus 5 al día.

5 frutas y hortalizas al día

Todo el mundo debería tomar 5 o más raciones de frutas y hortalizas al día para cuidar la salud. Una ración equivale a 80 g en peso de cualquier fruta u hortaliza.

Recuerde que las patatas no cuentan como una ración porque son un alimento que contiene almidón, como ocurre con el arroz y la pasta.

CONSULTAR TODOS LOS CONSEJOS