CONSEJOS DESTACADOS PARA REDUCIR EL COLESTEROL

Controlar el colesterol y mantener un equilibrio, así como disfrutar de alimentos maravillosos es posible. Las modificaciones ligeras son una forma sencilla de conseguirlo sin que tu dieta o estilo de vida den un giro de 180 grados. Hay otros cambios que también puedes hacer.

Échale un vistazo a nuestra lista para ver qué podrías hacer hoy.

Prueba cosas nuevas en tu dieta del día a día

¿Podrías introducir más alimentos que reducen el colesterol?

Consumir alimentos Benecol® con estanoles vegetales como parte de una dieta saludable puede reducir el colesterol LDL más que tan solo llevar una alimentación saludable.

Descubre más aquí.

CONOCE TUS ALIMENTOS – GRASA SATURADA

Familiarízate con los alimentos con un alto contenido en grasas saturadas y reduce su frecuencia de consumo

Las grasas saturadas están presentes en los productos lácteos ricos en grasas (como la nata, la leche entera, el queso curado, la mantequilla), en los cortes grasos de carne y en los pasteles y la repostería en general.

Reducir la frecuencia de consumo de estos alimentos son cambios que puedes hacer y que, en conjunto, te darán resultado. Además, puedes hacerlo sin dejar de disfrutar de unos alimentos deliciosos.

Guía rápida:

Alto en grasas saturadas: más de 5 g de grasas saturadas por 100 g

Bajo en grasas saturadas: 1,5 g de grasas saturadas o menos por 100 g

Conoce las grasas saturadas ocultas 

Las grasas saturadas también pueden estar «ocultas» en algunos alimentos precocinados, por lo que debes leer las etiquetas de información nutricional de los envases de los alimentos y elegir los productos que menos grasas saturadas contengan.

Pequeños cambios como este pueden ayudarte a acercarte al objetivo recomendado. Como guía, las mujeres deben tratar de comer no más de 20 g de grasas saturadas al día, y los hombres no más de 30 g.

Prueba a sustituir las grasas saturadas por grasas insaturadas («buenas»)

Las grasas insaturadas son mejores para la salud del corazón y están presentes en una amplia gama de alimentos ricos y versátiles. Por ejemplo, se trata de los frutos de cáscara, las semillas y los aceites vegetales (por ejemplo, de oliva, de colza y de girasol) y las margarinas para untar elaboradas a partir de ellos.

Significa que puedes mantener feliz su corazón con toda una variedad de ingredientes a elegir. Aunque los frutos de cáscara y las semillas son un buen tentempié para tu corazón, también contienen muchas calorías, así que trata de no consumir demasiadas si tienes que vigilar tu peso.

Elige métodos de cocina más saludables

Al cocinar a la plancha o al vapor, hervir y hornear los alimentos, usas menos grasa que al freírlos, por lo que puedes cocinar a placer con tus alimentos favoritos a la vez que reduces el consumo de grasas saturadas.

¿Puedes consumir más frutas, hortalizas y alimentos ricos en fibra? 

Intenta tomar por lo menos 5 raciones de frutas y hortalizas al día. Te proporcionan fibra y un montón de vitaminas, al tiempo que mantienes una dieta variada y llena de colorido.

Algunas frutas y hortalizas también contienen fibra soluble que puede ayudar a reducir el colesterol. Otros alimentos que contienen fibra soluble son la avena, judías, guisantes, lentejas y garbanzos, que puedes combinar para mantener el atractivo de tus platos.

Apuesta por los cereales integrales

Las personas con un corazón saludable tienden a consumir más alimentos integrales; por lo tanto, trata de elegir las variedades integrales de pan, arroz y pasta siempre que puedas.

CONSULTAR TODOS LOS CONSEJOS